Hemos vivido una jornada histórica. Hoy, tras la primera huelga general feminista, millones de mujeres han llenado las calles del país. Ellas, de todas las edades, lugares y profesiones, han protagonizado un capitulo más en la historia del país reivindicando la igualdad real.

Sin pensarlo he salido a fotografiar las calles del centro de Madrid. La ciudad, desde Atocha hasta plaza de España, se ha teñido de morado para protestar por injusticias como la brecha salarial, el techo de cristal, el acoso sexual o las trabas a la conciliación.